Más del 70% de la piel (sin tener en cuenta el agua) está compuesta por proteínas, cada una con una función específica. Los aminoácidos son el alfabeto de la estructura de las proteínas y determinan muchas de sus propiedades. 

Se unen para formar péptidos, que actúan como bloques de construcción de diferentes proteínas.

Ejemplo: el colágeno es una proteína estructural de la piel. Debido a factores como la luz solar, el calor y el envejecimiento, esta proteína puede descomponerse, provocando la flacidez de la piel y la aparición de arrugas y líneas finas. 

Nuestros productos incluyen multitud de este tipo de activos, de origen marino o microbiológico, para mejorar la apariencia de la piel: protectores del fotoenvejecimiento, del colágeno, regeneradores...

Productos que lo incluyen:

El presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y poder mostrarte publicidad relacionada con productos y servicios que se adapten a tus gustos a través del análisis de tus hábitos de navegación. Puede obtener más información de nuestra Política de Cookies pinchando aquí. Pulse el botón ACEPTAR para confirmar que ha leído y aceptado la información facilitada. Una vez aceptada, no volveremos a mostrarle este mensaje.

¡HOLA!

Quiero ser cliente